martes, 1 de agosto de 2017

El trabajo ajeno...


No es una postal. Es una tienda.
Donde las vendedoras se pasan el día doblando esas camisetas...y esos jeans...
Habrá gente que no pondrá atención. Visualmente tiene su punto.
También podréis pensar que en esta tienda no entra nadie y por eso lo tienen tan ordenadito.
No es cierto. Entra bastante gente.




Durante unos meses trabajé "acá"...de nuevo de "cara" al público. Siempre me dije, que jamás trabajaría en una tienda de ropa de hombre. Atenderlos me da grima. Perdonad...pero era así.
Luego resultó que no fue para tanto.
También dije que jamás volvería a trabajar en una tienda atendiendo...está claro que debes comerte con patatas algunas afirmaciones. "Nunca digas de este agua no beberé" ...


La mayoría de los argentinos, son más amables que los españoles. Te dan las gracias por todo. 
Te desean un buen día y te agradecen todo el tiempo. Eso me chocó. 
Llevo 27 años trabajando en el sector comercio y jamás me encontré tan buen trato en la clientela. 


Siempre hay una parte negativa en lo referente a un trabajo. Y es la gente que se caga en él.
Y es muy triste, pero muchas veces, por no decir la mayoría, son padres con hijos chiquitos.
Es así. Aunque muchos se me tiren a la yugular. Un día en una cena familiar dije que la mayoría de padres no controlaba a sus hijos en una tienda y que siempre acababa pasando algo. Mi cuñada me saltó al cuello  a matar, ofendidísima. Me dijo si había hecho alguna estadística etc,etc...y que eso era mentira. Pero la triste verdad es que la mayoría y vuelvo a repetirlo LA MAYORÍA (obvio que hay excepciones y esas son las más admirables) no se comportan. Ni hijos ni padres.


Así que aquí tampoco habría de ser una excepción. Los niños son niños y no les expliques cuentos chinos. Ellos ven a la vendedora tocando las pilas de camisetas y llegan ellos y con sus manitas y sus deditos las empujan...!!! jajajja!! sí...a primeras a mi también me da la risa tonta  y suena hasta divertido...si no supiera que para doblar esa pila, la vendedora puede estar una hora o más...
Pero claro, luego está el padre que le dice (y ahí te quedas con cara de pasta de boniato):

-No pasa nada! total! tenéis todo el día para estar doblando...es vuestro trabajo...

Y sí...es su trabajo...pero...¿me cago yo en el tuyo? porque discúlpame estúpido, pero me gustaría mucho saber de qué trabajas y vendré yo luego a tocarte los cojones. A ver qué te parece...y luego te diré que es tú trabajo ¿no?

Y así va el mundo...porque hoy en día nadie respeta el trabajo ajeno. Ni si quiera el propio. Así que qué vamos a esperar de esos niños que ven a sus padres responder de esta manera. Nada bueno. 

Es igual...quizás soy muy quisquillosa...




miércoles, 14 de junio de 2017

plan B



Es el plan de una amiga. Y se lo he robado.
Creo que es el mejor plan del mundo y creo que deberíamos llevarlo a cabo.
Los planes B... siemprE salEn biEn