jueves, 3 de enero de 2019

2019


Tres días después del cambio de año.
Evidentemente no me siento diferente. No sé si tengo o no propósitos. No es cierto.
Escribí algunos. Emocionada por leer cientos de propósitos ajenos en Instagram.
La nueva plataforma (para mi) que me ha abducido y me quita demasiadas horas al día innecesariamente. Otro propósito sin apuntar: dejar de mirar Instagram y aprovechar el tiempo en otras cosas más productivas que no chusmear con vidas ajenas.

Bueno, de hecho entré en el blog para decir que pasó otro año más.
¿Cuándo llegué aquí? ¿A este hemisferio?
Debo echar cuentas para recordarlo...
Sólo recuerdo que mi vida era un poco caos. Un revoltijo de sentimientos.
De la necesidad de infinidad de cosas no concretas.
De comprender. De escucharme. De entender.

No sé si lograré nunca entenderme ni escucharme ni comprenderme a mí o a este mundo...
Pero lo cierto es que aquí continuo.
2018 ha sido un año de calma.
De la más tranquila y absoluta calma. Eso está bien.  Creo.

A este 2019 le pido que conserve esa calma. Que aunque el viento se torne huracán y pueda haber lluvias torrenciales y temperaturas inestables...que la casa mantenga esa serenidad.

Mantengamos esa tranquilidad, por ahora, un tiempo más.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Imperturbabilidad


@iradonteovel
Fotógrafo

Cuesta escribir el aire, describir el arte. Por momentos tengo la ilusión de que el tiempo se hubiera detenido y esta misma mirada abarcara y penetrara los mismos árboles, el mismo lago, los mismos tonos. Una puerta se golpea intermitentemente y sé que son los mismos tonos, el mismo lago y los mismos árboles y las mismas rocas que desafían con su indiferencia. La imperturbabilidad de la naturaleza, la futilidad del hombre. Puedo tirar abajo árboles, minar la roca, cambiar el curso de un río pero otras montañas se eternizan impávidas, otras aguas forman otros lagos: más acá o  más allá la naturaleza sigue imponiendo su poder. El hombre sólo ha podido contra otros hombres; siempre violentando el orden natural, nunca lo ha persuadido con suavidad. (...)

Es liberador y excitante saber que somos una ínfima parte de un devenir y que todo sigue sin nosotros, sin ni siquiera nuestra impronta. El silencio del continnuum es igual a la fuerza de lo inmóvil. 

Paula Perez Alonso
No sé si casarme o comprarme un perro.
Tusquets.



lunes, 26 de noviembre de 2018

Pender de un hilo




Museo Sivori
Museo de Artes Plásticas Eduardo Sivori
Parque Tres de Febrero, CABA



Hace unos días escuché una conversación entre dos personas en una cafetería. Estaban súper enfadados. Uno tenía un amigo en España y hablaban sobre como esta persona se quejaba de lo mal que estaban las cosas allí. Discutían que no podía compararse con la pobreza aquí en Argentina.

Cuando me preguntan a mi...a veces no sé qué contestar para no ofender. 
No. Sinceramente España no se puede comparar a Argentina. Aquí hay pobreza. La ves en todas partes. Ves los niños en la calle pidiendo. Muchos. Demasiados.
Y las "villas miseria" que se llaman...que te parten el alma. 
No. No podemos compararnos aunque las cosas vayan mal. 

Yo vivo en un barrio de clase media normalita. Y la miseria también reside en este barrio que todo el mundo dice que es bastante concheto (pijo). Donde se están poniendo por las nubes los alquileres y la venta de los apartamentos. Donde alquilar un local ya es cada vez más difícil. 

Pero cuando paseo a mis perros, encuentro cada día gente durmiendo en las esquinas. 
Gente joven, muy joven.  
Y gente muy mayor. 
Y camino y si no es un perro abandonado es una persona abandonada...
Recojo perros y los transito. Como hacía en mi casa. Y es un no acabar, porque al final tengo la misma vida que tenía allá...A veces pienso que uno "escapa" de algo, pero no lo consigue del todo.
La esencia no se pierde, por mucho que intentes sacudírtela a manotazos. 

Durante toda mi vida, muchas veces no he hecho cosas por vergüenza, más que por miedo. Vergüenza. Qué palabra estúpida y bochornosa. ¿Vergüenza de qué? Siempre pensando en...¿los demás? ¿ en la gente? ¿en la estupidez humana? Pues sí. Muchas veces, dejé de hacer cosas por eso. 
Me alegro de que la edad te quite prejuicios. Aunque debería ser más drástica todavía. 
Pero está bien. Así está bien.

Maduixa es uno de los perros que debería estar en adopción y no sé si al final se va a quedar en casa.     Me gusta Maduixa porque tiene "algo" con las personas que me emociona. Las ama. Sean quienes sean. No las teme. Camina dando saltitos feliz como una perdiz, mirando a los ojos de la gente que pasan a su lado. Si alguien le dice algo, ella se acerca corriendo y les da lametones. 

Con la gente que está sentada o echada en la calle, se acerca despacito. Con cuidado. Los mira y si ellos le corresponden a la mirada ella parece sonreír. Y se acerca para besarlos. 
Todos sonríen.
De verdad, que a veces se me para el corazón y me pondría a llorar. 
Con Maduixa he aprendido a acercarme a muchas de estas personas y llevarles comida. A veces es un desayuno caliente. Otras veces una bolsa con diferentes alimentos. 
Ella les da los mimos y yo aporto algo que es insignificante y que no arreglará su vida. 
Pero sí, esa parte del día. 

 Aquí, en Buenos Aires, hay mucha gente que se acerca a alguien que vive en  la calle a darle comida o llevarles un café caliente. Lo he visto muchas veces. En España jamás vi a nadie hacer algo así. Seguro alguien lo hace, no voy a generalizar. Pero aquí...aquí lo he visto seguido. 

Obvio, la mayoría es indiferente. El problema es real y existe. La miseria está en todas partes. 

Pero aquí, aquí he visto los ojos de un niño, un niño de no más de diez o once años, sentado en el suelo, fumando con la mirada perdida, como si tuviera cincuenta años...¿qué le pasa a la gente?
¿Qué pasó con gran parte de la sociedad? ¿Ese es nuestro futuro?

A veces duele demasiado mirar. 

Lo que me hace pensar que nadie está exento de perderlo todo. Que nuestra vida, siempre, siempre, pende de un hilo. Aunque nos parezca que jamás nos pueden pasar ciertas cosas.
La vida es un hilo demasiado fino y quebradizo como para desecharla con estupideces.
Me lo digo a mi misma. 


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Cada día debe acabar ya que empezó


Jardín Japonés (Buenos Aires)


Al final de los días,
al final de los tiempos cuando el Sol se agote,
¿importará algo de esto?
¿Quién estará ahí para recordar quienes fuimos?
¿Quién estará ahí para saber si algo de esto tenía sentido para nosotros?

Y en retrospectiva diré que no hicimos nada malo.
¿Quiénes somos nosotros para juzgar lo que está bien o lo que tiene interés?
Con designios por encima nuestro para no equivocarnos,escapando,
inconscientes de lo que podría salir de nosotros.

El Sol nació y deberá morir,
hasta que sólo las sombras me alivien.
Sé que en la oscuridad te encontraré entregándote como yo.
Cada día debe acabar ya que comenzó 
y aunque 
estás lejos de mi
Sé que en la oscuridad te encontraré entregándote como yo.

Sin un pensamiento lo veré todo eterno.
Olvida que un día fuimos polvo de cielos lejanos.
Así como fuimos forjados volveremos quizás algún día...
Me acordaré de nosotros y me preguntaré quién fuimos.

VNV Nation










jueves, 1 de noviembre de 2018

Eres un ser de luz...


Palermo Soho (BsAs)



Paseaba a uno de mis tres perros e iba con la cabeza en otro mundo. "Maduixa" se detuvo a hacerle unas "fiestas" a una señora moviendo su cola e intentando subirle encima a dos patas. 
Una señora que tenía ganas de hablar y ser escuchada.
Es igual dónde estés. En esta ciudad gigante o en el pueblecito donde antes vivía. La soledad nos abraza en algún momento por igual a todos. Y las ganas de hablar. 
De sentir que lo que dices tiene algo de importancia para alguien más.
Hablamos sobre perros. De los miles que hay abandonados acá. 
El acento me delata ahí donde voy. 
-Aquí estamos muy atrasados...seguro que en España los animales están mejor...
Le sonrío y le digo que la verdad es que no. Que no están mejor. 
Nuestros "parches" son los miles de refugios para no ver "bichos" en las calles. 
Me cuenta que tiene nueve perros rescatados. Que desea vivir y seguir adelante por ellos, para que no les falte de nada y para que no vuelvan a la calle.
Seguimos hablando un rato más. Caminamos unos minutos juntas. 
-Eres un ser de luz...-me dice. Y me quedo mirándola entre agradecida y asombrada.
Me sonríe y luego me cuenta que debería ir a visitar la iglesia donde va los sábados.
Que esta vida terminará algún día. Que el sistema financiero dejará de existir, que la gente con maldad quedará atrás...que los animales podrán finalmente vivir sin que los dañen. Que sólo sobrevivirán las personas especiales...
Le respondo que algún día voy a visitarlos. Le sonrío de nuevo.
-Recuerda. Eres un ser de luz...debes venir y saber cómo sobrevivir...

Sobrevivir...
y me quedo pensando...
vivir en este mundo o en cualquiera es sobrevivir...






martes, 4 de septiembre de 2018

Empieza



"Empieza un proyecto inmensamente estúpido, como Noé. 
No tiene ninguna importancia lo que la gente piense de ti."





 Un amigo me dejó muchas frases. Me quedé con todas...
Y alguna me llama más que otras.

viernes, 31 de agosto de 2018

...la realidad es multiforme y la memoria una farsante...Lucía Etxebarría.



Subte Línea C. Buenos Aires.



"Todos los lugares son el mismo lugar"...

No sé dónde escuché, leí o quizás acabo de inventar esa frase... Pero es cierto. 
En un momento determinado parece que hayas retrocedido en el tiempo y estés en otro lado. 
En otra época. En otro momento. Que ya viviste. Que ya pasó. 

De pronto giré el pasillo y me encontré bajando las escaleras despacio. En esta línea había menos gente. Bajaba y me teletransporté a París. Pero iba sin maletas, sin prisas, sin pensar que el día pasa demasiado rápido para hacer todo lo que debía. Mirar el reloj, controlar la hora, tomar un vuelo de regreso. Dormir poco, trabajar mucho. El mosaico de esa pared me recordó una estación de París. 
Qué extraña la vida y todo lo que haces con ella. Debería servirnos para aprender. Para saborear los tiempos, el presente. Para encontrarle la vuelta a todo lo que haces y lo que te pasa. 

Por qué de pronto  giras un pasillo de metro atestado de gente, giras una calle, entras en una cafetería y la realidad se deforma. Se entrelaza, se combina, se teje, se enreda...con vivencias, lugares, personas...que un día fueron parte de tu vida. 
Y mañana será otro lugar, otra esquina, pero volverá a ser pasado tan rápido... 


(Paradójico, la línea C de subte de Buenos Aires es conocida por la "línea de los españoles" por una serie de obras que reflejan ciudades de España...que por cierto no vi...deberé volver. Por suerte, en este caso, no debo tomar ningún avión.)





La vida sigue, sigue dando lecciones
Y así aprendí a quererme en ocasiones
Todo se mueve y nada es en vano