lunes, 30 de octubre de 2017

Los besos en el pan.



Así, los niños de entonces aprendimos a no preguntar, aunque a los españoles de hoy no les gusta recordarlo. Tampoco acordarse de que vivían en un país pobre, aunque eso no era ninguna novedad. Los españoles siempre hemos sido pobres, incluso en la época en que los reyes de España eran los amos del mundo, cuando el oro de América atravesaba la península sin dejar a su paso nada más que el polvo que levantaban las carretas que lo llevaban a Flandes, para pagar las deudas de la Corona. En el Madrid de mediados del siglo XX, donde un abrigo era un lujo que no estaba al alcance de las muchachas de servicio ni de los jornaleros que paseaban por las calles para hacer tiempo, mientras esperaban la hora de subirse al tren que los llevaría muy lejos, a la vendimia francesa o a una fábrica alemana, la pobreza seguía siendo un destino familiar, la única herencia que muchos padres podían legar a sus hijos. Y sin embargo, en ese patrimonio había algo más, una riqueza que los españoles de hoy hemos perdido.

Por eso los mayores tienen menos miedo. Ellos hacen memoria de su juventud y lo recuerdan todo, el frío, los mutilados que pedían limosna por la calle, los silencios, el nerviosismo que se apoderaba de sus padres si se cruzaban por la acera con un policía, y una vieja costumbre ya olvidada, que no supieron o no quisieron transmitir a sus hijos. Cuando se caía un trozo de pan al suelo, los adultos obligaban a los niños a recogerlo y a darle un beso antes de devolverlo a la panera, tanta hambre habían pasado sus familias en aquellos años en los que murieron todas esas personas queridas cuyas historias nadie quiso contarles.

Los niños que aprendimos a besar el pan hacemos memoria de nuestra infancia y recordamos la herencia de un hambre desconocida ya para nosotros, esas tortillas francesas tan asquerosas que hacían nuestras abuelas para no desperdiciar el huevo batido que sobraba de rebozar el pescado. Pero no recordamos la tristeza.

La rabia sí, las mandíbulas apretadas, como talladas en piedra, de algunos hombres, algunas mujeres que en una sola vida habían acumulado desgracias suficientes como para hundirse seis veces, y que sin embargo seguían de pie. Porque en España, hasta hace treinta años, los hijos heredaban la pobreza, pero también la dignidad de sus padres, una manera de ser pobres sin sentirse humillados, sin dejar de ser dignos ni de luchar por el futuro. Vivían en un país donde la pobreza no era un motivo para avergonzarse, mucho menos para darse por vencido.  Ni si quiera Franco, en los treinta y siete años de feroz dictadura que cosechó la maldita guerra que él mismo empezó, logró evitar que sus enemigos prosperaran en condiciones atroces, que se enamoraran, que tuvieran hijos, que fueran felices. No hace tanto tiempo, en este mismo barrio, la felicidad era también una manera de resistir.

Después, alguien nos dijo que había que olvidar, que el futuro consistía en olvidar todo lo que había ocurrido. Que para construir la democracia era imprescindible mirar hacia delante, hacer como que aquí nunca había pasado nada. Y al olvidar lo malo, los españoles olvidamos también lo bueno. No parecía importante porque, de repente, éramos guapos, éramos modernos, estábamos de moda...¿Para qué recordar la guerra, el hambre, centenares de miles de muertos, tanta miseria?

Así, renegando de las mujeres sin abrigo, de las maletas de cartón, y de los besos en el pan, los vecinos de este barrio, que es distinto pero semejante a muchos otros barrios de cualquier ciudad de España, perdieron los vínculos con su propia tradición, las referencias que ahora podrían ayudarles a superar la nueva pobreza que los ha asaltado por sorpresa, desde el corazón de esa Europa que les iba a hacer tan ricos y les ha arrebatado un tesoro que no puede comprarse con dinero.

Así, los vecinos de este barrio, más que arruinados, se encuentran perdidos, abismados en una confusión paralizante e inerme, desorientados como un niño mimado al que le han quitado sus juguetes y no sabe protestar, reclamar lo que era suyo, denunciar el robo, detener a los ladrones.

Si nuestros abuelos nos vieran, se morirían primero de risa, después de pena. Porque para ellos esto no sería una crisis, sino un leve contratiempo. Pero los españoles, que durante muchos siglos supimos ser pobres con dignidad, nunca habíamos sabido ser dóciles.

Nunca, hasta ahora.

Los besos en el pan. Almudena Grandes



viernes, 6 de octubre de 2017

Cementerio de la Recoleta.




El cementerio de la Recoleta, me encantó. Es un lugar luminoso y lleno de vida.
Parece un contrasentido, estoy en un cementerio. Imponente además. Parece un pueblecito. Con sus casitas, sus calles, su jardín...Te paseas sumergiéndote en un mundo paralelo. Lleno de historia.
Mientras paseaba, empecé a recordar canciones de Mecano...encabezadas por No es serio este cementerio... 
Muy oportuna la canción.




Yo que soy muy friky, imagino a toda esa gente que un día hace ciento de años se divertía, se peleaba, amaba y odiaba...Y que ahora, sirven de recreo a los miles de visitantes que caminamos por entre esos panteones.
La vida, es esa línea tan frágil entre el cielo y el suelo...(Me cuesta tanto olvidarte)
Aunque digan que cuesta mucho olvidar, acabamos haciéndolo.
Arrinconando los recuerdos. Y olvidamos.
Como olvidamos que la muerte siempre camina a nuestro lado.






El cielo ese día era de un azul espectacular. Hacía que todo resplandeciera.
Aquí, parece que la tristeza no tenga lugar. 


Es un lugar repleto de leyendas. Nos "colamos" en una visita de colegiales, donde el profesor explicaba las leyendas de algunos  panteones. Los niños nos miraban con cara de...¿y éstos?

La chica que está con la mano en el picaporte nos quiere decir que está a punto de entrar en el Reino del más allá. Sus padres hicieron el mausoleo para recordarla. 
Se ve que era muy joven cuando murió.


En este cementerio también están enterradas grandes personalidades.
Aquí: Domingo Faustino Sarmiento
Presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874, senador nacional por su provincia entre 1874 y 1879 y ministro del interior en 1879.
Es destacado tanto por su labor en la educación pública como en su contribución al progreso científico y cultural de su país.


También está enterrada Evita...
pero el lugar es tan grande que se nos hizo muy tarde
empezó a caer el sol
y desistimos de buscarla.

Deberé volver...



Este lindo gatito se paseaba tranquilamente.
Vive allí, como otros muchos gatos. 
El personal del lugar se encarga de alimentarlos.
Los puedes ver descansando al sol. 
Mirándote curiosos, acostumbrados a la gente.




Me chocaron los panteones "de diseño" o "temáticos"...a gusto del personal.
Este, me recordó a un búnker o a una caja fuerte gigante. Era todo metalizado.
Está claro, que este señor tenía sus "manías".
¿Lo habrán enterrado con mogollón de plata?

    

 y este...en plan Faraón...
para gustos los colores...

...que aunque el juicio final nos trate por igual
aquí hay gente de rancio abolengo...
(No es serio este cementerio)


Yo me quedo con ella. 
Una joven que siempre iba acompañada de su fiel perro.
y así la inmortalizaron
       

Ese hocico está desgastado, porque según cuenta la leyenda si lo tocas tendrás suerte...
así que a este perro inmortal, miles de personas lo acarician a diario...

...y si hacemos caso a la leyenda
entonces tendremos que pensar
en la tierra hay una perra menos
y en el cielo una estrella más...(Laica)



Me encanta mirar hacia arriba...
los edificios se alzan por encima del cementerio
Qué vistas desde esas ventanas ¿no? 






...y los muertos aquí 
lo pasamos muy bien
entre flores de colores
y los viernes y tal si en la fosa no hay plan
nos vestimos y salimos
para dar una vuelta...ohhh
sin pasar de la puerta eso sí
que los muertos aquí es donde tienen que estar
y el cielo por mi
se puede esperar...
(No es serio este cementerio)



Y saliendo del cementerio nos espera el barrio de La Recoleta
un lugar muy lindo para pasear o para descansar


...Hawaii... Bombay...















martes, 1 de agosto de 2017

El trabajo ajeno...


No es una postal. Es una tienda.
Donde las vendedoras se pasan el día doblando esas camisetas...y esos jeans...
Habrá gente que no pondrá atención. Visualmente tiene su punto.
También podréis pensar que en esta tienda no entra nadie y por eso lo tienen tan ordenadito.
No es cierto. Entra bastante gente.




Durante unos meses trabajé "acá"...de nuevo de "cara" al público. Siempre me dije, que jamás trabajaría en una tienda de ropa de hombre. Atenderlos me da grima. Perdonad...pero era así.
Luego resultó que no fue para tanto.
También dije que jamás volvería a trabajar en una tienda atendiendo...está claro que debes comerte con patatas algunas afirmaciones. "Nunca digas de este agua no beberé" ...


La mayoría de los argentinos, son más amables que los españoles. Te dan las gracias por todo. 
Te desean un buen día y te agradecen todo el tiempo. Eso me chocó. 
Llevo 27 años trabajando en el sector comercio y jamás me encontré tan buen trato en la clientela. 


Siempre hay una parte negativa en lo referente a un trabajo. Y es la gente que se caga en él.
Y es muy triste, pero muchas veces, por no decir la mayoría, son padres con hijos chiquitos.
Es así. Aunque muchos se me tiren a la yugular. Un día en una cena familiar dije que la mayoría de padres no controlaba a sus hijos en una tienda y que siempre acababa pasando algo. Mi cuñada me saltó al cuello  a matar, ofendidísima. Me dijo si había hecho alguna estadística etc,etc...y que eso era mentira. Pero la triste verdad es que la mayoría y vuelvo a repetirlo LA MAYORÍA (obvio que hay excepciones y esas son las más admirables) no se comportan. Ni hijos ni padres.


Así que aquí tampoco habría de ser una excepción. Los niños son niños y no les expliques cuentos chinos. Ellos ven a la vendedora tocando las pilas de camisetas y llegan ellos y con sus manitas y sus deditos las empujan...!!! jajajja!! sí...a primeras a mi también me da la risa tonta  y suena hasta divertido...si no supiera que para doblar esa pila, la vendedora puede estar una hora o más...
Pero claro, luego está el padre que le dice (y ahí te quedas con cara de pasta de boniato):

-No pasa nada! total! tenéis todo el día para estar doblando...es vuestro trabajo...

Y sí...es su trabajo...pero...¿me cago yo en el tuyo? porque discúlpame estúpido, pero me gustaría mucho saber de qué trabajas y vendré yo luego a tocarte los cojones. A ver qué te parece...y luego te diré que es tú trabajo ¿no?

Y así va el mundo...porque hoy en día nadie respeta el trabajo ajeno. Ni si quiera el propio. Así que qué vamos a esperar de esos niños que ven a sus padres responder de esta manera. Nada bueno. 

Es igual...quizás soy muy quisquillosa...




miércoles, 14 de junio de 2017

plan B



Es el plan de una amiga. Y se lo he robado.
Creo que es el mejor plan del mundo y creo que deberíamos llevarlo a cabo.
Los planes B... siemprE salEn biEn


martes, 29 de noviembre de 2016

Objetos con vida propia esperan en rincones estratégicos para robarte el corazón.






-El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta...

-Hoy quiero vivir sin darme cuenta...

-Los locos a veces se curan pero los imbéciles nunca.

-Ojalá la vida fuera tan fácil como engordar!!!!

Mafalda










Una lámpara con dibujos de comic!!
es totalmente auténtica




Este silloncito me hace pensar en cuántas personas "sentaron su culo" en él.
Cuántas historias ha vivido y qué recuerdos podría contarnos...
Mmm...como me gustaría curiosear entre esas vivencias
Si hablaran...





Para una casa enorme...este barquito podría convetirse en una librería estupenda...
y tendría una nueva vida que vivir en "secano"
pero los libros le darían el movimiento que necesitaría para sobrevivir...




Objetos que ahora están de moda
y se hacen valorar...


El Mercado de las Pulgas
Buenos Aires